Fever

México: Lucha de clases en los tiempos de Coronavirus

El movimiento de mujeres fue el movimiento más grande antes del encierro por coronavirus. El 8 de marzo de 2020, 200,000 personas estaban en las calles de la Ciudad de México. En la ILA 434 (revista latinoamericana), Sonja Gerth describe una demostración pluriclasista de “mujeres ricas, jóvenes escolares, empresarias…” ¡Evidentemente el feminicidio también es malo para los negocios!


El 9 de marzo, el día de la huelga de mujeres (‘Un día sin nosotras’), las escuelas tuvieron que cerrar, incluso Audi y Volkswagen se detuvieron porque el proceso de trabajo sería ‘inseguro’ sin la fuerza laboral femenina.

En 2020 hubo innumerables manifestaciones, las mujeres incluso atacaron el gran edificio de gobierno en la plaza principal de la Ciudad de México.

Las huelgas de 2019 redujeron la tendencia de la desigualdad extrema
México es el país con el decimoquinto mayor PIB nominal y el décimo mayor número de habitantes. Carlos Slim gana 70 millones de dólares en un día: 50 millones de mexicanos tienen menos de un dólar al día. 30 millones trabajan sin ningún tipo de seguridad social. La mitad de la población vive por debajo del umbral de pobreza, un 30% más podría caer en cualquier momento. Si bien la desigualdad social ha disminuido en otros países de América Latina en las últimas dos décadas, la pobreza ha aumentado en México. Solo las huelgas del año pasado pudieron contrarrestar esta tendencia. En julio de 2019, los salarios reales promedio ascendieron a 4,173 pesos o alrededor de $218 dólares al mes. El ingreso real fue 1.4% mayor en el segundo trimestre de 2019 en comparación con el mismo trimestre del año anterior. Desde julio de 2019 aumentó un 2,3%. La pobreza en el trabajo también retrocedió levemente debido al aumento del 20% en el salario mínimo en enero de 2019.


¿Covid-19 ha detenido la tendencia positiva?


“La desigualdad aumenta en México en cada crisis”, escribió el Financial Times el 30 de marzo. Un vendedor ambulante lo expresó así: “¡La cuarentena es para los ricos!” Y ‘los ricos’ también han traído el Covid al país, en el paraíso de esquí estadounidense de Vail en Colorado, donde la élite empresarial de México se dedica principalmente a la après-ski, un primo de Carlos Slim y el jefe de la bolsa de valores mexicana y compañeros de viaje estaban infectados: el jefe de la bolsa de valores murió de Covid-19 después de su regreso.

El 30 de marzo, el gobierno llamó al estado de ‘emergencia de salud’ nacional y prohibió toda actividad no ‘relevante para el sistema’ hasta el 30 de abril. Las empresas deberían seguir pagando los salarios completos, pero María Luisa Alcalde, Secretaria del Trabajo y Provisión Social dijo que no controlaría esto.

Con una definición borrosa de ‘relevancia del sistema’ junto con la presión de los EE. UU., las empresas continúan produciendo, especialmente las maquiladoras y principalmente en las fábricas para la industria de armas de los EE.UU. A mediados de abril, murieron 13 trabajadores en una fábrica de suministros de automóviles en Ciudad Juárez (una compañía llamada Lear que tiene su sede en Detroit). A fines de abril, hubo 1,000 personas muertas a nivel nacional confirmadas con coronavirus. La situación económica no permite el toque de queda, millones de personas viven al día a través de la economía de servicios y el comercio callejero. Un escenario como en Italia o España se superará dramáticamente si muchas personas están infectadas. México solo tiene 4,000 camas de cuidados intensivos para 128 millones de personas, muchas de las cuales ya estaban enfermas antes del coronavirus, debido a años de mala alimentación industrializada con sobredosis de azúcar.

En el artículo del Financial Times mencionado anteriormente, se supone que una disminución económica del 5% podría costar 1.7 millones de empleos, de los cuales 700,000 están en el sector formal (es decir, aquellos con seguridad social). Se podrían perder 500,000 empleos más si las pequeñas empresas y tiendas quiebran.

Después de que el presidente AMLO, al igual que sus contrapartes más al norte y al sur, había “negado” inicialmente la seriedad del coronavirus, el gobierno ahora pospone las inversiones y realiza recortes en los servicios públicos. Desde principios del año, el peso ha perdido un tercio de su valor en comparación con el dólar; el ingreso proletario disminuye continuamente con relación al de los Estados Unidos. En total, la pobreza aumentará más que durante y después de la crisis de 2008, si no el movimiento desde abajo no encuentra la manera de remediarlo. “Una posible muerte por Covid-19 o una muerte definitiva por hambre” es, por desgracia, una actitud generalizada.

Otro problema es el cierre de la frontera con los Estados Unidos. En 2019, se transfirieron 36 millones de dólares de migrantes mexicanos desde los EEUU a sus familiares en México. Más de 200,000 trabajadores cruzaron la frontera hacia los campos en California, el estado de Washington, y otros, con una visa de trabajo H2A. Este año sin duda será menor. Esto afecta a los países vecinos del sur donde viven 34 millones de personas (Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras). Por ejemplo, las remesas representan el 30% de los ingresos de las personas en Guatemala, en el campo esto puede llegar hasta el 90%.

Además, hay un mercado negro más competitivo para las drogas porque los precios de las materias primas de China se multiplican (por ejemplo, las fábricas químicas de Wuhan suministran directamente a las plantas mexicanas de producción de drogas).

El Estado mexicano se está protegiendo contra la caída en los precios del petróleo y la caída del excedente de petróleo en Wall Street: a través de la cobertura en los ´future markets´, al menos en 2009 se salvó con un ojo morado.


2020: huelgas por la seguridad de los ingresos y la salud en tiempos de coronavirus


Como en 2019, las huelgas comenzaron en el estado de Tamaulipas, con 3,3 millones de habitantes en la frontera con Texas. A fines de abril, las huelgas y protestas se habían extendido a otros estados.

Ciudad Victoria, finales de febrero de 2020


La capital del estado, Ciudad Victoria, tiene 300,000 habitantes. Está a 300 kilómetros al sur de Matamoros, siendo el centro de la ‘oleada de huelgas 20/32’ a principios de 2019.

El 25 de febrero de 2020, todos los trabajadores de dos fábricas de suministros de automóviles fueron llamados a la huelga por un líder sindical: exigían un aumento salarial del 20%, ya que solo se les había otorgado un 8%, así como un bono de productividad, un comedor y unos 15 minutos adicionales de descanso. Las dos fábricas, con un total de 4600 trabajadores, pertenecen a una compañía llamada Aptiv, una compañía subcontratada de otra compañía subcontratada que solía reducir los salarios (primero se llamaba General Motors, luego Delphi, ahora Aptiv). Al mismo tiempo, la huelga fue declarada ilegal y el líder sindical recibió amenazas de políticos. No fue posible averiguar cuántos trabajadores se negaron a trabajar sus turnos y cuánto afectó esto a la productividad. Había fotos de trabajadores que no ingresaron a las fábricas e informes de 400 trabajadores que ocupaban un edificio estatal para avanzar sus demandas.
Estos trabajadores de Aptiv ya habían luchado por salarios más altos en 2018 y 2019 en el ‘movimiento 20/32’, con la demanda de un aumento del 30% en los salarios. Los medios mexicanos informaron que los trabajadores se refirieron a la promesa del presidente AMLO de aumentar los salarios mínimos en un 20%.


Matamoros, marzo de 2020


Primero, los trabajadores organizaron una acción contra las tasas sindicales obligatorias el 10 de marzo. La policía estatal disolvió la protesta afuera del tribunal laboral (por cierto, la policía también rompió un bloqueo de maestros de dos semanas en el estado de Veracruz, exigían elecciones sindicales libres y democráticas).

En Matamoros (con 500,000 habitantes), la zona industrial 1 se caracteriza históricamente por la presencia de General Motors. Las fábricas de suministros, que hoy operan bajo los nombres de diferentes compañías, están situadas en calles llamadas ‘Calle Ohio’, ‘Calle Michigan’, etc. La zona industrial 2 es más grande, incluyendo, entre otros, negocios europeos: Arkema (un conglomerado químico francés), Kongsberg (proveedor noruego de componentes para automóviles), Hilti también ha terminado aquí (un taller de herramientas lituano). ¡Las fábricas trabajan en dos turnos, con un trabajador laborando 12 horas al día, siete días a la semana!

En el este de la ciudad hay 70 fábricas, 35 en el oeste, más las intermedias (como Coca-Cola, donde también hubo una huelga en 2019). Las fuerzas de la seguridad están en todas partes, pero son bastante apáticas.

El primer día después de que el estado anunciara los cierres (el 31 de marzo), los trabajadores de ambas zonas industriales organizaron huelgas, y las fábricas adicionales se unieron a ellos el 1, 3 y 6 de abril. Se informa que el pago continuo de los salarios se limita a 200 pesos por semana; esto no es suficiente para comprar incluso dos cartones de huevos. Muchas compañías pagan 50-60% más, algunas maquilas han sido obligadas por ley a pagar el 100% de los salarios.


Reynosa, principios de abril de 2020


Con 600,000 habitantes, Tamaulipas es la ciudad fronteriza más grande. El 7 de abril, los trabajadores de tres fábricas se negaron a trabajar debido a malas medidas de salud y seguridad contra la infección por Covid-19. Un líder sindical les aseguró que obtendrían el 100% de su salario si se quedaban en casa. Solo los voluntarios deben presentarse a trabajar.

Ir al oeste, a mediados de abril de 2020

Las huelgas y protestas se han extendido hacia el oeste a las ciudades industriales de Ciudad Juárez, Mexicali y Tijuana. Allí trabajan más de diez mil trabajadores en las maquilas: de 120,000 a más de 300,000 continuaron trabajando en Ciudad Juárez a pesar de los crecientes casos de Covid-19. En Mexicali, el 7% de los habitantes trabajan en tales empresas, cerca de 70,000 personas.

El 16 de abril, los trabajadores en Ciudad Juárez comenzaron una huelga por equipos protectores, desde entonces otras fuerzas de trabajo se han unido continuamente al movimiento. Otra demanda es el pago permanente de los salarios caídos y el cierre de las plantas; los trabajadores de Foxconn y Eaton ya lo han logrado 2. Es en la naturaleza de la dinámica de una huelga que las cifras exactas sobre trabajadores y empresas en huelga, acciones y demás, no se pueden dar con precisión. En cualquier caso, el New York Times y otros ya no pueden mirar hacia otro lado. El estafador “in chief” (en jefe) en Washington ya está tuiteando amenazas contra los trabajadores mexicanos, al igual que su amigo de izquierda en la Ciudad de México. Pero la economía de México está siendo golpeada fuertemente. Y AMLO esta decepcionando a las esperanzas, con o sin la crisis del coronavirus. El ejército y la policía ahora vigilan hospitales. Su caballo de batalla, la Guardia Nacional, se está preparando para actuar contra los “disturbios sociales”.

Notas finales:
1 Enrique de la Garza Toledo y Gerardo Otero, ‘Work and Unionism in Mexico: Challenges for MORENA and the Fourth Transformation Government’, Rupture Magazine, 17 de febrero 2020: https://rupturemagazine.org/2020/02/17/work-and-unionism-in-mexico-challenges-for-morena-and-the-fourth-transformation-government-enrique-de-la-garza-toledo-and-gerardo-otero/.

2 Neues Deutschland, In Sichtweite unerreichbar, 23 de abril 2020.

Traducción de Patrick Cuninghame, co-traductor Fernando Alan López Bonifacio, del artículo “Class struggle in the times of Corona: Mexico”, Wildcat, 24 de abril 2020, www.wildcat-www.de/en/current/e_a116_me…. Titulo original: Mexiko: Klassenkampf in Zeiten von Corona, www.wildcat-www.de/aktuell/a116_mexiko….. Se emplearon la versión original en alemán y la versión en inglés para esta traducción, la traducción más literal del artículo es “México: Lucha de clases en los tiempos de la Corona”, pero para fines de la traducción cultural en América Latina y España se emplea el término Coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *