Fever

Inmigrantes detenidos se rebelan en Grecia

Mientras que el mandato de estado para la población griega es “quedarse en casa” y “no juntarse en grupos”, aproximadamente 50.000 migrantes son obligados a vivir amontonados de a miles en varios campos de migrantes, centros de detención y comisarías, en condiciones de superpoblación para dormir y hasta para ir al baño. Ya hubo casos de covid- 19 entre migrantes en tres campos diferentes, que luego tuvieron decretada la cuarentena. Lxs migrantes (incluyendo aquellxs testeadxs como positivos), tienen que enfrentar la epidemia y su contagio, esencialmente encarceladxs dentro de estos centros de migrantes (se impuso una prohibición total de salida), con un mínimo – por no decir cero- acceso a los medios de protección y personal medico, en condiciones miserables de vida, en medio del barro y la humedad, y sin número de seguridad social (y por lo tanto acceso a la atención médica).

Contra esta condición, lxs migrantes están rompiendo constantemente el silencio y el aislamiento con sus luchas cotidianas. El estado griego está tratando de mantenerlxs en confinamiento y aislamiento, bloqueando las vías de la comunicación con el “mundo exterior” y muchas veces logrando borrar sus luchas de la esfera pública. Sin embargo, la persistencia de dichas luchas quiebra su invisibilidad. En nuestro esfuerzo por contribuir a quebrar dicha invisibilidad, vamos a destacar las luchas de lox desdichadxs bajo la pandemia y el toque de queda y a enumerar algunas de ellas:

• Tres campos actualmente en cuarentena. En el campo Ritsona, donde los primeros casos fueron detectados aleatoriamente, hubo conflictos entre lxs migrantes y la policía, después de la decisión del gobierno de poner en cuarentena al campo (con lxs 20 migrantes testeadxs positivos incluidxs). A este le sigue el campo de Malakassa y Koutsochero en Larrissa, donde se puso en cuarentena a todo un asentamiento gitano, a pesar de su fuerte resistencia.

• En el centro de detención de Paranesti (Norte de Grecia), que esencialmente funciona como una prisión para aproximadamente 450 migrantes que están por ser deportadxs, migrantes protestan contra la sobrepoblación y demandan su inmediata liberación, para evitar la diseminación del covid- 19. Muchxs empezaron una huelga de hambre que fue reprimida inmediatamente y con una violencia sin precedentes de parte de la policía antidisturbios. Esta invadió las celdas en medio de la noche, golpeando y torturando migrantes, muchxs de lxs cuales terminaron en un hospital en condiciones criticas.

• En el infierno del campo Moria (donde viven unxs 20.000 migrantes), la primera concentración de protesta reclamó la evacuación inmediata del campo debido a la amenaza del coronavirus. Personas de la Unión de Trabajadores de Base de la ONG de la isla de Lesbos también apoyaron y participaron en la concentración.

• En el 5 de Abril, 60 migrantes en el Centro de Detención de Moria (una prisión adentro de una “prisión”) empezaron una huelga de hambre reclamando su inmediata liberación para poder evitar la catastrófica consecuencia del contagio del virus adentro de la prisión. La huelga de hambre terminó el 8 de Abril después de la intervención policial y la alimentación forzada. Esta lucha alcanzó el público muchos días después del evento, pues la policía bloqueó las comunicaciones con lox demás prisionerxs.

• Algunos días después, en la ocasión de la muerte de unx migrante de 16 años que había sido apuñaladx durante los conflictos en el campo, ciento de migrantes en Moria hicieron una marcha reclamando derechos y seguridad para todxs.

• Al 15 de Abril, una nueva marcha en Mora fue realizada por migrantes que tuvieron sus pedidos de asilo rechazado. La consigna central era “No a los rechazos, no a las deportaciones!”Migrantes detenidxs empezaron huelgas de hambre en tres comisarías en Atenas (Glifada, Peristeri, Vouliagmeni). En algunos de estos casos, se tratan de migrantes detenidxs que están trabajando en Grecia hace 20 años, pero siguen siendo ilegales al no tener trabajo. Ellxs están protestando contra la miserable y superpoblada condición de detención, y reclaman su liberación.

La decisión de no evacuar los locales de confinamiento y aislamiento de migrantes, en el momento de la pandemia, es un equivalente de la pena de muerte.
Evacuación inmediata de todos los campos de migrantes y centros de detención! Vivienda y acceso al sistema de salud pública para todxs!
Legalización para todxs lxs migrantes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *